¿Cómo se juega a la sillita musical?

Se disponen tantas sillas como niños haya, menos una. El juego empieza cuando suena la música o se canta una canción. Los niños participantes comienzan a dar vueltas alrededor de las sillas. En cuanto se para la música todos deben sentarse en la silla que tengan más cerca. Pierde la persona que no logre sentarse en una silla. Se retira una persona y una silla. Y se comienza de nuevo. Suena la música y a dar vuelta alrededor de las sillas de nuevo. Hasta que pare la música o la canción. Y así sucesivamente hasta que solo quede un ganador”.

El Ministerio Público o más conocido por su nombre marketero “la Fiscalía de Chile” está jugando a lo mismo. El canto dura 8 años por disposición de la Constitución (antes los fiscales duraban eternos 10 años en sus cargos, pero afortunadamente este periodo fue reformadoa partir de la expulsión de la primer Fiscal Regional de La Araucanía, por notable abandono de sus deberes en el caso del Senador Lavandero, acusado y condenado por abusos sexuales).

fiscalia-Chile

Centro de Justicia, Chile.

La polémica se encendió recién cuando Claudio Uribe, Presidente de la Asociación Nacional de Fiscales rechazó la designación del Fiscal Alberto Ayala quien asume su cargo regional tras 15 años ocupando el mismo puesto en distintas regiones del país.

El Fiscal Regional de Antofagasta (Ayala) fue designado a la Fiscalía Regional de Los Lagos. Al poco andar, este Fiscal Regional de Antofagasta que fue designado en Los Lagos fue nuevamente designado a la Fiscalía Oriente y ahora, el Fiscal de Antofagasta que se sentó en la silla de Los Lagos y que después se sentó en la silla de Santiago Oriente es designado nuevamente en su ciudad de origen: Antofagasta. La canción se detiene y el Fiscal encuentra siempre una silla con su mismo cargo donde sentarse.

Nuestro país está agobiado emocionalmente por la ola de corrupción en nuestras instituciones. El famoso Fiscal que ha jugado a la silla musical es el mismo que es investigado por presuntas filtraciones del caso SQM a La Moneda, supuestamente a cambio de que lo nombraran Fiscal Nacional, cargo que quedará vacante en muy pocos meses más.

Conozco al Fiscal Ayala y no dudo de sus competencias profesionales, tampoco fue una sorpresa para mí que Sabas Chahuan, actual Fiscal Nacional, muy cercano a él, lo designara; sin embargo, lo grave de este asunto es que los actores públicos tienen poco respeto o ninguno por la ciudadanía, por sus propios pares, por la carrera funcionaria cada vez más inexistente al interior del Ministerio Público y escasa humildad y devoción por su labor pública.

Me llama la atención de nuestras autoridades con su cerebro infectado por el desatino, la falta de sentido común, por actuar individualmente sin el menor tacto. Nos hemos convertido pausada y acumulativamente en un país donde sus instituciones funcionan desde las cúpulas, en la autocomplacencia de la burbuja, rodeada de chupamedias mediocres que agasajan los oídos de quien detenta el poder, siendo cada vez menos delicados e irrespetuosos de quienes merecen una democracia y una institucionalidad decente: el pueblo, todos nosotros (o como se dice en Chile, porque no nos gusta la palabra “pueblo”, la “gente”).

Comentarios

comentarios